Ir al contenido

Nuestra historia de automatización

Un invento de hace 40 años sigue salvando vidas

 

El equipo de ingenieros de Piab inventó la bomba Chip ligera en 1981, consciente de la necesidad de colocar una bomba de vacío cerca del punto de aspiración. En la actualidad, sigue siendo utilizada por uno de los principales fabricantes de equipos médicos alemanes en los aspiradores de secreciones bronquiales que ayudan a los pacientes gravemente afectados por la COVID-19 a mantener su capacidad respiratoria funcional.

 

Además de los respiradores, los aspiradores de secreciones son necesarios para estabilizar la función pulmonar de los enfermos El vacío generado por la bomba Chip de Piab permite aspirar secreciones, sangre y otros líquidos de forma silenciosa y en grandes cantidades.

Originalmente producidas con una carcasa de aluminio y encoladas en boquillas de latón, gradualmente se estableció un conjunto completo de bombas con diferentes características y tamaños. Esto incluía una pequeña bomba envasada en plástico con una boquilla integrada en la carcasa llamada Vacuum Chip, inventada por el fundador de Piab, Peter Tell. Explica que “el objetivo era crear una bomba de vacío multietapa que ocupara muy poco espacio y que fuera posible configurar con el rendimiento adecuado. Una de las claves de esta bomba era que el cliente podía utilizar sólo el Chip e integrarlo en el diseño para conseguir una instalación aún más compacta y ligera”.

También era única en ese momento porque se fabricaba como un elemento múltiple, lo que permitía a los clientes apilar fácilmente varias bombas Chip para crear la potencia de vacío necesaria.

Fabricada en una sola pieza, integra varias funciones Debido a que dos de sus tres boquillas están encoladas por separado en la carcasa, el cliente puede elegir entre diferentes características de la boquilla para facilitar exactamente el rendimiento necesario en una aplicación específica, por ejemplo, alto flujo combinado con bajo nivel de vacío y de presión de alimentación. Por ello, y gracias a su alta fiabilidad, una de las primeras aplicaciones de la bomba Chip fue la tecnología médica.

En consecuencia, esta minibomba sigue siendo hoy en día el eyector preferido de los respectivos fabricantes de equipos médicos alemanes, no solo por su fácil integración, sino también porque se puede ajustar con mucha precisión y ofrece resultados reproducibles.

Para que los aspiradores de secreciones bronquiales funcionen sin problemas en la práctica clínica diaria, es esencial que sean fáciles de usar y que funcionen de forma fiable y reproducible. Dado que el aire comprimido se genera con oxígeno puro, el suministro libre de grasa y aceite es especialmente importante.

El eyector Chip X10L alcanza un vacío máximo de -93 kPa y es especialmente controlable gracias a sus denominadas “válvulas de mariposa”, encargadas de regular el flujo de aire entre las distintas etapas del eyector. Tiene una potencia de aspiración de hasta 50 litros por minuto a una presión de 5,5 bares.

Actualmente, la carcasa de la bomba Chip se fabrica mediante moldeo por inyección, mientras que el montaje se realiza principalmente en un proceso automatizado con un robot de encolado y atornillado.

Choose your language

No se puede comparar

Los diferentes tipos de productos no se pueden comparar. ¿Quieres eliminar los productos existentes?

Envíenos sus comentarios